+(34) 91 465 92 93 tienda@zonadeinmersion.com

Blog Post

PEDRO VILLALTA: PARÁBOLAS SUBMARINAS

Si la anterior entrega de nuestros Scubárticulo te pareció interesante, creo que leyendo este, vas a pasar un buen rato. No ambicionamos nada más que eso, que lo pases bien, muy bien, mientras esperas que subamos a la web el relato de lo acontecido en nuestra última “escapada”. Es posible, que estos divertidos textos te ayuden a olvidar que tan sólo nos quedan 24 días para que iniciemos el viaje a Bunaken y Lembeh. Es posible que te animen tanto como para que te apuntes a los cruceros en catamarán por Columbretes de julio. Es posible que, tras leerlos, pienses que ya no te quedan excusas para retomar la actividad del buceo. Pero nuestra intención seguirá siendo la de hacerte reír.

02

El buceo busca la fusión entre el hombre y la fauna… o algo así.

Seguramente no consigamos que te “desternilles” tanto como cuando contamos cientos de nuestras increíbles “elucubraciones” sobre reencarnaciones en mandriles, escaleras que se recuperan, olas de tres metros, abandonos precipitados de los barcos de buceo, hoteles inexistentes, o traslados “low cost” cuando, en nuestras reuniones mensuales cumplamos con las sagradas tradiciones Scubagueto. Pero nuestra voluntad no es más que hacerte pasar un buen rato. Puede que te hagamos sonreír como cuándo en nuestras piscinas de domingo participas en las prácticas radicales o en los “talleres” de seguridad, flotabilidad y mejora del rendimiento. Sólo queremos que pases un buen rato.

El Scubárticulo de este mes es una recopilación de textos que surgieron hace muchos años…

Surgieron como surge la brisa fresca antes de la tormenta. Nos hizo mucho más amenos los largos meses de intervalo en superficie del invierno. Nos ayudó a entender lo que es y lo que no es, pero siempre desde el punto de vista de un honrado instructor que se estableció en Cabo de Gata tras entregar una buena parte de su vida a la patria. Un ser al que no le importó caminar entre prostitutas o dar esperanza (en forma de cursos de buceo) a los menos favorecidos. Entre nosotros, creerme cuando os digo, que no ha habido nadie más parecido aquel oficial de la marina que tenía el mismo nombre que el predicador que limpió las calles de Chicago de put…

Si la tecnología ha sido generosa con vosotros, tal vez podáis incorporar estos textos a vuestros dispositivos inteligentes, y disfrutar de estas “parábolas” en la comodidad de vuestro hogar, tan distante del mar. Si sois afortunados y tenéis plaza reservada, es posible que comentéis estos capítulos abrumados por el leve oleaje que mece nuestro catamarán mientras vemos las Columbretes en el horizonte, o en una de las terrazas de nuestro barco, huyendo del calor estival, justo antes de sumergirte entre los maravillosos corales del Mar Rojo.

Mar y desierto, es todo lo que necesitó. Desapareció como lo hacen los grandes filósofos, sin hacer ruido, sin dejar rastro, quedando para la posteridad sus palabras, escritas en los textos que a continuación os presentamos tal y como fueron pronunciadas. Os presento a Pedro Villalta.

03

A veces puedes aprovechar la parada de seguridad para hacer cosas útiles.

1.- El alcohol, la excusa del vértigo alternobárico y un accidente en el que casi la palma.
Os voy a contar una desagradable experiencia que tuve con un cliente ebrio. Soy instructor Padi y estoy empleado en un
Club de buceo de Cabo de Gata cuyo nombre me reservo porque, por decirlo de alguna manera, no tiene todos los papeles en regla. El pasado mes de septiembre sacamos a un grupo de buceadores como siempre. Pero esta vez uno de ellos que se llamaba creo recordar Emiliano, al que acompañaba otro tipo tatuado con varias estrellas de gran tamaño en ambos brazos, me dió la impresión que estaba completamente pedo al comenzar a equiparse en tierra. Al acercarme para comprobar mis temores el pestazo a alcohol me tumbó para atrás. Él, sin embargo, se excusó diciendo con voz casi inentendible que se le había roto una botella de ginebra que guardaba dentro del bolso de buceo habiéndosele manchado el equipo. Hice un poco la vista gorda de lo que me arrepiento ahora y comencé a equiparme y ocuparme del resto de los clientes.

Al tal Emiliano prácticamente lo equipó su misterioso amigo ya que el parecía un zombi. Cuando estábamos subiendo a la zodiac tropezó y se metió una buena leche contra el suelo. Yo le ayude a levantarse y le volví a preguntar sobre si estaba pedo a lo que me contestó después de repetirlo varias veces con voz inentendible, que le había dado un ataque de vértigo alternobárico (yo ni puta idea de qué coño era eso, primera vez que lo oía) pero no le creí. Arrancamos la zodiac y cuando llevábamos unos minutos de travesía comenzó a decir insultos y a dar manotazos al aire como un loco, mientras su amigo intentaba agarrarlo. Yo hubiera dado vuelta y lo hubiera dejado en tierra, pero como íbamos con la gasolina justa no me atreví.

Al llegar al punto de inmersión, fondeamos y el resto de clientes comenzaron a colocarse plomos botella y aletas y a tirarse y esperar agarrados a la zodiac. Al tal Emiliano tuve que equiparlo yo puesto que no se tenía. Pensé incluso en dejarlo en la zodiac pero me abstuve porque pensé que con la kurda que tenía hubiera sido capaz de hundirla o arrancarla y desaparecer. El problema era mayor porque el resto de clientes eran novatos y la inmersión era un poco complicada sobre todo por las fuertes corrientes de la zona y la profundidad de 55 metros. Cuando ya estaban todos en el agua y le dije a Emiliano que se tirara, se puso violento se engatillo y no se quiso tirar. Yo no me lo pensé dos veces y le arree un par de hostias por las cuales cayó al agua.

19

El mar te dará sorpresas como la narcosis te dará emociones fuertes.

Yo tire detrás de él, le aseguré las gafas, le enchufé el regulador en la boca y lo agarré del chaleco. Descendimos todo el grupo por el cabo hasta 35 metros y una vez en el fondo comenzamos a descender por una pared. Hasta ese momento Emiliano se había comportado con normalidad, aunque tenía que arrastrarlo (no aleteaba) y le tenía que mantener el equilibrio yo con su chaleco pero respiraba bien aunque su mirada era algo turbia. Al llegar a los 45 metros y de repente, se quitó las gafas, se aferró a mí como un pulpo haciendo amagos de baile, arrancándome el regulador de la boca. De repente comencé a tragar agua mientras intentaba ponerme otra vez el regulador pero no me dejaba mover los brazos. En ese momento uno de los clientes al que debo la ida, Jesús García y su novia Josefina que iban al lado mío se percataron de la situación y comenzaron a golpear a Emiliano en la cara intentando zafarlo de mí. Cuando estaba casi a punto de ahogarme lograron quitármelo de encima y recupere mi regulador. Jesús y Josefina salieron a toda pastilla con él a la superficie mientras yo con el ritmo de respiración perdido casi agonizaba en el fondo.

No se como pero casi de milagro logre alcanzar al cabo de algunos minutos la superficie y me subieron a la de zodiac como si fuera un saco. Allí me encontré con el resto de clientes que no sé cómo lograron subir, con Jesús y Josefina, con Emiliano y con su amigo. ¡Un auténtico milagro! Casi de inmediato Emiliano lanzó la pota manchándonos a nosotros, a los equipos y dejando el suelo de la zodiac hecho una autentica mierda. El regreso no fue fácil. Tuve que proteger a Emiliano y a su amigo de la furia del resto de clientes que querían arrearle unas cuantas hostias mientras les insultaban llamándoles de todo. A mí, como pueden suponer no me faltaban tampoco ganas de cascarles también pero me pudo la profesionalidad.

Emiliano permanecía impasible repitiendo de manera confusa una y otra vez lo del ataque de vértigo alternobárico mientras su amigo le defendía gritando continuamente ‘no los hagas puto caso Emiliano’. Esto lógicamente encrespaba más si cabe los ánimos del resto por lo que pensé que en cualquier momento podía ocurrir una desgracia y nos hundiríamos. Afortunadamente todo terminó en un susto y encima se cachondearon de nosotros luego en tierra cuando sacaron del coche una nevera portátil y se pusieron a beber cervezas como unos descosidos justo enfrente de nosotros desde la calle en actitud desafiante mientras el resto de clientes y yo nos vestíamos dentro del club. Al rato alguien comentó que no habíamos respetado ninguna parada de descompresión por lo que la angustia nos invadió a todos durante unas horas.

Al final no pasó nada; prueba de ello es que lo estoy contando. Hasta aquí una experiencia que pudo costarme la vida. Lo que se preveía como una inmersión bien organizada y sencilla, pudo acabar en tragedia por culpa de un buzo ebrio. Espero que mi relato os sirva para evitar situaciones similares. Gracias y perdón si la redacción es algo engorrosa pero es que me pongo nervioso nada más pensarlo.

04

Sí, ¿tu te has dado cuenta también, verdad?. Ese manómetro está mal colocado.

2.-Precauciones al bucear con ancianas extranjeras
Me ocurrió el otro día y os lo cuento por si os puede servir de experiencia. Estaba al mediodía tomando unas cañas en un conocido chiringuito de Cabo de Gata cuando observé que una anciana extranjera desde una mesa cercana me dirigía ciertas miradas de cachondas mientras daba cuenta de un buen pelotazo de Magno. Yo, que hacía más de tres días que no tenía clientes para bucear y después de un rato de pensármelo, me acerqué a ella con la intención de sacarme unas pelas proponiéndole una inmersión.

Entendiéndome como podía (el poco inglés que sé lo aprendí en mi época de la legión), logré saber que estaba de vacaciones, era inglesa de Bournemouth, de nombre Miss Rose y que tenía según ella, 43 años, aunque aquél carcamal superaba los 70 con total seguridad. Averigüé también que no sabía nadar ni por supuesto había practicado ningún deporte marino. Aun así y en el entendimiento de que el negocio es el negocio logré convencerla para darle un curso de submarinismo, clavándole 720 euros que me abonó en el acto. Estaba cocida y apestaba a alcohol, por lo que por un instante me asaltó el recuerdo de Emiliano. Nos dirigimos a la de zodiac para hacerle la primera inmersión pues aunque ni siquiera sabía nadar como os he dicho, pensaba hacerle una primera práctica sencilla, bajándola por el cabo a un arenal cercano a la costa y que apenas alcanza los 35 metros de profundidad. Yo ya estaba un poco mosca ya que Miss Rose mientras nos equipábamos y cuando íbamos camino de la de zodiac no paraba de sobarme con el pretexto de su parcial invalidez.

20

Si permaneces tranquilo cuando todo el mundo pierde la calma, es porque no has entendido la gravedad del probema.

Una vez llegamos al lugar de la inmersión estando yo en bañador y de cuatro patas al borde de la de zodiac intentando echar el ancla para fondear, se abalanzó por detrás sobre mí agarrándome mis partes con tal furor que me hizo introducir medio cuerpo en el agua. Estaba con la cabeza metida en el agua, sin poder respirar y sin poder salir, porque Miss Rose mientras echada sobre mi espalda jadeaba profusamente, me tenía cogido de los huevos y me impedía moverme. No sé cómo pude, pero sacando fuerzas de flaqueza logré girarme lo justo para de espaldas asestarle una hostia y por fin medio asfixiado pude sacar el cuerpo del agua.

Fue tal la fuerza de la leche que le di a Miss Rose que su dentadura postiza salió volando y cayó al mar quedando inconsciente. Cuando recuperó el conocimiento, empezó a insultarme mientras yo haciéndome el sordo ponía rumbo a puerto. A mitad del trayecto se me paró la de zodiac ya que iba un pelín pillado de gasolina con tal mala suerte que estando a la deriva apareció una patrullera de la guardia civil que nos remolcó a puerto. Miss Rose no hacía otra cosa que hablar con el oficial de la patrullera señalándome continuamente lo que me hacía de sospechar.

Efectivamente, al llegar a puerto me confiscaron la de zodiac y equipos y me llevaron detenido diciéndome que Miss Rose me iba a denunciar porque según ella me había dado dinero para comprar mis favores sexuales y la había engañado y maltratado. Todo esto me hace de suponer que hubo un malentendido, no me entendió lo del curso y se pensaba que yo era un puto. Tened cuidado con estos temas, ya que hasta que se aclaró todo pasé dos días detenido en el de calabozo y he tenido que devolverle el dinero. Saludos y felices inmersiones.

05

No hagas experimentos, si tienes ansiamasá lo mejor es venir a nuestras escapadas.

3.-Incidente con un buzo que padecía “epilesia” severa
Pongo un circo y me salen los enanos. Tanta polémica con la ““epilesia”” y aparece un problema como para dar la razón a mis detractores que los tengo. Me adelanto a contaros las causas del incidente con Sergio Páez, antes de que se sepa y los listillos de CMAS empiecen a de fusilarme. Sergio Páez es ese señor que decía que padecía una pequeña “epilesia” y quería bucear. Bueno al final se apuntó a hacer el curso conmigo y casi la palma por irresponsable. Desde luego ya no se puede uno de fiar de nadie

Ya me mosqueó cuando se presentó el pasado lunes por primera vez en el de mi centro para comenzar el curso. No habían pasado cinco minutos desde que nos presentamos. Después de abonarme el importe y cuando le estaba enseñando las instalaciones, le dio un primer ataque y cayó al suelo retorciéndose como un animal y echando de espuma por la boca. Eso me hizo de pensar que a lo peor la “epilesia” que este hombre tenía era más grave de lo que decía y me estaba ocultando la gravedad. Pero pensé que era casualidad y mala suerte que le hubiera dado en ese momento y al fin y al cabo uno vive de esto por lo que le ayudé y no le da mayor importancia animándole ya que el hombre quería suspender lo del curso e irse a su casa y yo hubiera perdido los 900€ del curso. Primer error.

Mi idea era darle ese día una clase teórica y empezar al día siguiente con las de inmersiones. Viendo que el Sr. Páez estaba algo acojonado y temiendo que se arrepintiera de hacer el curso, opté por darle esa misma mañana un repaso teórico básico y meterlo sobre la marcha en el agua para ver si psicológicamente reaccionaba. Así lo hice, y al mediodía ya estábamos equipados en la de zodiac rumbo al arenal donde habitualmente hago los cursos. A mitad de travesía mi mosqueo fue en aumento ya que sufrió un segundo ataque, si bien es verdad que este fue de menor intensidad que el primero. Yo me intenté convencer que había sido la casualidad la que había hecho de coincidir dos ataques en menos de tres horas. Segundo error.

El Sr. Páez estaba temblando arrinconado en la proa de la de zodiac e intentaba balbucear algo. Yo disimulaba haciendo que no le oía e intentaba de animarle, aunque en realidad empezaba a estar acojonado y veía volar el dinero del curso. Fondeamos y sin pensarlo dos veces le coloqué la botella, los plomos y las aletas y me tiré con él al agua. Tercer error.

06

Bucea con ansiamasá, pero también con precaución.

El mar estaba planchado y estuvimos 10 minutos relajándonos en superficie charlando un rato con él para tranquilizarle cosa que conseguí. Me comentó que hacía unos meses que no le daban ataques y que desde luego dos seguidos no eran de habituales y que los achacaba a los de nervios del curso. Yo en mis adentros interiores seguía mosqueado y no las tenía todas conmigo. Comenzamos el descenso por el cabo, para ser la primera vez que buceaba se desenvolvía perfectamente. El Sr. Páez es de esas personas que parecen que han nacido con un regulador en la boca. Al llegar al fondo (30 metros) y sin saber la causa, el Sr. Páez sufrió otro ataque. Empezó a convulsionarse, los ojos saltones al máximo, soltó el regulador y empezó a de echar espumaraja por la boca. Menos mal que la experiencia que uno acumula te ayuda en los momentos difíciles. Automáticamente le cogí el chaleco, se lo inflé a tope y le solté de saliendo despedido a velocidad de vértigo hacia la superficie con tal mala suerte que se dio una de hostia contra el fondo de la de zodiac para a continuación salir rebotado hacia la de superficie. Yo subí a continuación respetando la velocidad de ascenso.

Al llegar a la de superficie me lo encontré de flotando boca arriba con el chaleco a punto de reventar. Al estar el mar planchado y no haber corriente no se había alejado de la de zodiac. Parecía una enorme bola inflada. Seguía convulsionándose y soltando espumaraja por la de boca a la vez que tosía y vomitaba agua. El inflarle el chaleco en el fondo le había salvado la vida. Le até un cabo, subí a la zodiac y le dejé flotando hasta que se le pasó el ataque sin perderle de vista en ningún momento. Le subí y rompió a de llorar como un niño. Entre sollozos me confesó que su “epilesia” estaba clínicamente calificada de severa y que nunca debía haber buceado y hacer de caso a sus parientes que le decían que no. Llegados a este punto explotó dentro de mi toda la de tensión que llevaba acumulada por el nerviosismo de los instantes anteriores.

21

¿Sí, tú también te has dado cuenta, verdad?, el chaleco no es de la talla correcta.

El muy irresponsable me había engañado ocultándome la gravedad de su enfermedad que claramente le incapacitaba para bucear. Fuera de mí le metí una hostia que casi se cae al agua. Inmediatamente me arrepentí y le pedí perdón. Arrancamos la de zodiac y de regreso comenzó a quejarse de dolores de cabeza. Al principio no le da mucha importancia y pensé que eran debidos a la de hostia que le metí pero como aumentaron en intensidad con horror descubrí la causa: la subida rápida le podía causar una de embolia. Aceleré para intentar ingresarlo en una cámara hiperbárica pero en ese momento se paró el motor (iba un pelín pillado de gasolina). Quedamos a la deriva durante más de cinco horas y ya al atardecer un barco de pescadores con el que nos cruzamos nos remolcó a puerto. Afortunadamente los dolores de cabeza habían desaparecido horas antes, con lo cual todo quedó en una falsa alarma. Pero fijaos como la actitud irresponsable de un cliente ocultando información sobre la gravedad de su enfermedad y sus deseos irrefrenables en practicar de buceo, puede desembarcar en una situación de riesgo real. No gana uno para sustos. Que al menos os sirva de experiencia. Por supuesto no le he devuelto el dinero del curso. El contrato dice que no se devuelve ni una peseta una vez que se realiza la primera inmersión. Además me destrozó a mordiscos la boquilla del regulador que he tenido que sustituir completamente. Tal fue la magnitud del ataque epilético.

07

Recordad lo que hemos dicho sobre mantener la calma en situaciones de peligro.

4.- La versión del Sr, Sergio Páez.
He esperado unos días para relatar mi experiencia. Es mejor tener la cabeza fría antes de escribir algo de lo que te tengas que arrepentir. Además, todo lo que me ha ocurrido es culpa mía, al no hacer caso a las múltiples advertencias que desde este foro me habéis hecho. El pasado lunes 28 de febrero volví a nacer. La pasión que siempre he tenido por el mar, casi acaba con mi vida. Haciendo oídos sordos a todos los que me desaconsejabais bucear a causa de la epilepsia severa que padezco, me apunté ilusionado a un curso en Cabo de Gata con Pedro Villalta, que es un gran buceador (gracias a eso me salvó la vida) pero también un suicida e irresponsable inmenso que no sopesa las consecuencias de sus actos. De entrada me costó Dios y ayuda para localizarlo en contra de lo que él dice que le conoce todo el mundo en Cabo de Gata. Al final después de estar un par de horas dando vueltas y más vueltas, un moro que vendía a la intemperie reguladores, brújulas, linternas y ordenadores de buceo de dudosa procedencia, me indicó donde localizarle.

Centraliza su actividad en una especie de chabola. Lo más parecido a un club de buceo es casualidad. Al sufrir el primer ataque nada más llegar, me asusté y le planteé la posibilidad de abandonar o posponer el curso a lo cual se negó restándole importancia. Cuando subimos en la zodiac me dijo que simplemente íbamos a hacer una práctica de superficie. Al darme el segundo ataque era mi intención abandonar definitivamente el curso y así se lo intentaba transmitir con voz débil dado mi estado, pero él se hacía el sordo como si no me escuchara y me animaba intentando transmitirme confianza. Al final y sin ánimo de discutir acepté entrar en el agua en la idea de que íbamos a realizar la práctica de superficie. Los diez minutos en aquel mar tranquilo me calmaron y me convenció para bajar por el cabo ‘’a tres metros’’ según sus palabras para iniciarme en las técnicas respiratorias.

08

No todo el mundo tiene la suerte de aprender a bucear en Zona de inMersión.

Los tres metros se convirtieron en 30 porque la verdad me encontraba como pez en el agua y nunca mejor dicho. Las sensaciones que sentí en ese par de minutos que precedieron al tercer ataque casi merecen los riesgos sufridos. Qué envidia me dais vosotros que sí podréis continuar con esta actividad. Cuando me asaltó el tercer ataque pensé que mi hora había llegado. Menos mal que Pedro a pesar de su irresponsabilidad tiene unos nervios de acero. Me agarró de un brazo y me infló al máximo el chaleco soltándome a continuación. Salí expelido hacia la superficie como un loco y si no fallecí ahogado, si estuve a punto de hacerlo por el tremendo golpe en la cabeza que sufrí al chocar a esa velocidad con el fondo de la zodiac (si llego a impactar con la hélice no lo cuento). Ya flotando continuó el ataque mezclado con vómitos debido al agua que había tragado. El muy inconsciente en lugar de subirme rápidamente a la zodiac para atenderme, me ató un cabo y me dejó flotando hasta que se me pasó el ataque. Igual me hubiera ahogado. Y para colmo de males, de vuelta nos quedamos a la deriva sin gasolina en la zodiac. Por lo visto y para ahorrar, este irresponsable suicida nunca tiene combustible en el depósito, y siempre acaba haciendo el regreso de sus salidas remolcado por pescadores en una práctica que parece que es habitual a la vista de los comentarios jocosos que escuché a nuestros rescatadores. Durante las horas que pasamos a la deriva y cuando le recriminaba su inconsciencia saliendo a navegar pelado de combustible el sólo acertaba a exclamar una y otra vez mientras golpeaba un costado de la zodiac: ‘¡Me cago en las tetas de Mahoma, siempre me pasa lo mismo!’.

Al llegar a tierra firme cogí mi vehículo y me desplacé a un centro de urgencias donde me atendieron. Según me dijeron luego los médicos, me salvé por los pelos también de una embolia debido a mi frenético ascenso, ya que tenía fuertes dolores de cabeza y cosquilleos en las articulaciones debido a un fenómeno que me explicaron es fundamental conocer para la práctica del buceo pero del cual Villalta no me había hablado. ¡Y el muy sinvergüenza todavía tiene la cara dura de echarme la culpa por mi epilepsia severa diciendo que se la oculté!

Y lo peor de todo esto es que encima me consiguió no sé cómo, un certificado médico declarándome apto para la práctica del buceo. Cuando me dieron el alta intenté denunciarle a la guardia civil pero es como si se lo hubiera tragado la tierra. Hasta la chabola que dice es su centro de buceo aparecía cerrada a cal y canto. Oficialmente no existe ningún club donde trabaje el elemento este y cuando preguntas a la gente del lugar da la sensación como si de alguna manera le estuvieran protegiendo. Al final me doy por contento con estar vivo y prefiero olvidar todo este asunto.

09

Malditos dentistas “low cost”

5.- No todo va a ser de desgracias: experiencia positiva de buceo con señor parapléjico.
Ayer domingo saqué a de bucear al parapléjico D. Simón Hernández Arganda y fue toda una de experiencia para las personas que nos dedicamos a esto por su entrañable y esfuerzo interior.

A este señor lo conocí hace muchos años en mi época de la Legión y ya entonces era parapléjico. Lo conocí en una visita cívica que hizo el de Tercio al Hospital Civil de Ceuta en el que hacíamos una demostración con la de cabra en la que se demostraba que sabía de contar hasta diez. Allí D. Simón y yo entablamos una de relación cordial y se aficionó por mí al buceo manteniendo una amistad duradera hasta la fecha. Cuando hace años saqué el título de Instructor Padi (a falta de unos papeles), le enseñé a de bucear y desde entonces periódicamente bucea conmigo. D. Simón no tiene título de buceador porque el practicante de Cabo Cope, buen amigo mío, y que me consigue los de certificados médicos, no se atreve a dármelo para un parapléjico, pero tiene toda la teoría y las prácticas hechas. Lo digo porque ya imagino a los alimoches CMAS de criticándome.

La de ayer era su inmersión número 30 y por eso fue de especial. Lo subí a la de zodiac con silla y todo ya que tengo una rampa especial para estos buzos y una vez dentro le calcé las de ruedas con unos plomos para que no se desplazara durante la travesía. Al llegar al lugar de La inmersión lo equipé. Del neopreno sólo usa la parte de arriba, ya que como de mitad para abajo es insensible prefiere ir en de gallumbos por comodidad. Bucea con silla, un sistema al que yo mismo he de denominado “Técnica de Villalta”, por lo que la de botella se coloca atada al respaldar de la silla y de plomos sólo utiliza 2 kg ya que el peso de la silla le facilita la de labor. Tiene unos de arneses especiales para de sujetarse a la silla. Tiene la ventaja que la silla tiene una especie de bolsillo en el que se pueden poner las linternas, focos, cámaras y demás objetos que son un coñazo llevarlos en la de mano. En las de manos se coloca un par de aletas pequeñas como de niño y en los de pies unos guantes con de escarpines. Al llegar a la zona de buceo, le coloqué de nuevo la rampa y directamente cae al agua, con de facilidad y comodidad.

10

No te apures, las escapadas de Zona de inMersión han empezado.

Disfrutamos grandemente de la inmersión y relajados ya que con este tipo de buzos no suelo bajar por debajo de 40 metros ni bucear en zona de corrientes. El llevar las aletas en las manos le da más velocidad que a mí, por lo que tengo que hacer mucho esfuerzo para de seguirle. Al llegar al fondo el muy cachondo se pone como de sentado, se sienta en la silla y hace como si de estuviera en tierra firme para hacerme de reír. Esta gracia casi nos trae un disgusto ya que el fondo era de arena y una de las ruedas de la de silla se enterró y costó un carajo para de sacarla. La subida a la zodiac es la parte más complicada ya que necesito un ayudante y en este caso iba con mi socio Ahmed. Le quitamos los arneses, subo yo a la de zodiac y lo izó primero a él a bordo mientras mi socio en el agua emputado con la típica mala leche del de moro, aguanta la silla y botella juramentando y cagándose hasta en las de tetas de Mahoma, con razón, ya que la silla pesa un huevo. Para que no se oxide, tenemos que llevar en la de zodiac un bidón de agua y endulzar la silla en de seguida antes de que se seque. Además es conveniente antes de meterla en el de mar, siliconar las partes móviles para evitar el de óxido.

Por su 30 inmersión, D. Simón nos invitó después a una paella y nos agarramos una mierda como hacía tiempo que no me de acordaba y acabamos de madrugada echando carreras con la de silla después de haber hecho la visita reglamentaria a Casa La Turca, donde nos cepillamos a todo lo que se puso por delante. D. Simón disfruta como un infantil con las de inmersiones y yo me llevo una buena pasta de cada vez, ya que por cada salida D. Simón me paga 250€ y el almuerzo a veces (ya distingo las de babas de los alimoches CMAS). Ya estaba cansado de que me ocurrieran cosas desagradables y por eso he de contado esta peripecia para que se vea como con de profesionalidad no hay impedimentos físicos para bucear con seguridad y además bien pagado.

11

Imágenes exclusivas del primer congreso mundial de “ansimasá”

6.- Oferta de curso de buceo a un invidente.
Por de supuesto que puede de bucear Sr. Borja

Ahora todo el de mundo dice que los minusválidos pueden de bucear, pero cuando hace unos de meses yo decía que en mi club de Cabo de Gata sacaba frecuentemente a de bucear a de ciegos, tetrapléjicos, paralíticos en de general, epiléticos y alcohólicos, me difamaron los alimoche corrutos de CMAS y público en general, en el de entendimiento de un de entorno que no se adaptaba a las de consecuencias lógicas de un de proceso viable. Ahora han visto el de negocio y han cambiado de opinión. Efectivamente, puede usted de bucear perfestamente Sr.Borja. Sólo tiene que de ponerse en manos de un buen de profesional instructor (a falta de unos papeles), especializado en este tipo de buzos difíciles por su de constitución síquica, física y de mental, ya que hay una de especialidad para ello. Y para eso nadie más de cualificado que yo, de instructor especializado a su de servicio

Sr. Borja. Los alimoches corrutos de CMAS les han marginado a usted y a personas de similares de sistemáticamente, hasta ahora que intentan de aprovecharse, y además no están de formados con formación de adecuada para este tipo de buzos. Si está de interesado, póngase en de contacto conmigo a través de este de foro y en un par de días tendrá usted su de título y podrá de disfrutar de las maravillosas entrañas del de mar. Mi tarifa para buzos difíciles es de 600€, a pagar en de efectivo antes del inicio del de curso, sin de factura (material incluido).

Como dada su de condición de minusválido, y por sus características físicas corporales propias de usted, no necesita de gafas, ni de aladín, ni de brújula ni de manómetro, ni de libro de teórica, ni de tablas de descompresión por razones de obvias. Tampoco daremos de práctica del lenguaje de los de signos debajo del agua, ni la práctica de sacar el agua de las de gafas, por lo que tiene un descuento del 10%, quedando en 540€. Si está de interesado, por 90€/día también le puedo de ofrecer de alojamiento en media de pensión, en la fonda “El Morito” propiedad de mi socio Hammed, que está muy de limpia. El certificado de médico también corre de mi cuenta, y me lo de rellena sin de problema un practicante amigo mío que de reside en Cabo Cope.

Si se decide ya le de pasaré el de programa del curso. Animo y no tenga ningún de temor, que estoy de acostumbrado a enseñar a buzos como usted, y nunca he tenido un de accidente, lo único que como no ven un de carajo, salen con las de manos hechas un de cristo de las púas de los de erizos de apoyarse contra ellos. Pero tienen la de ventaja que como no ven, no se dan de cuenta del de entorno, podemos bajar a mayor de profundidad engañándoles y salen mejor de preparados que los alumnos normales y más de atrevidos, con más de cojones. Si además le va la de coña Sr. Borja, en Cabo de Gata tiene usted la de diversión garantizada por la de noche, en las que nos pondremos de ciegos de marisco y luego otro de tipo de marisco en Casa La Turca, muy de amigas mías y con las que tenemos un de convenio.

12

Bueno, no siempre las cosas son como tendrían que ser.

7.- Cómo ahogamos al de camello.
No me gusta hablar de este tema porque me de avergüenza,
pero como ya lo de mencioné el mes pasado y además yo soy una de persona que ama a los de animales asume sus conflictos con dedicación y resolución en la de convencimiento de que así se asume, esto es lo que pasó con el de camello.

Fue en las Canarias, en Fuerteventura donde estaba el de Tercio y yo destinado. Eran unas de maniobras de orientación por grupos. A mí me tocó en el de grupo del Teniente Chinea, un gomero flaco y negruzco con una mala de hostia de cojones, alcohólico y que le daba mucho a la de grifa. Nos dejaron en la playa de Cofete y para los que no conozcáis la de zona estaba totalmente aislada y sin personas ni casas. Estuvimos durante tres días dando de tumbos con la de brújula y nos perdimos, ya que el Teniente era casi analfabesto y no dejaba la de brújula a nadie. Al final del tercer día nos rendimos y el Teniente Chinea rompió la de brújula en mil pedazos y sacó de las alforjas del de camello que llevábamos de porteador, unas botellas de una especie de aguardiente blanco de alta gradación alcohólica parecido al de orujo y que en Canarias llaman parra y un saco con grifa como para colocar a un de regimiento completo. Estuvimos bebiendo y fumando pipas de grifa durante toda la de noche, y nos agarramos un pedo que yo a veces perdía el de conocimiento y no sabía donde estaba y veía monstruos y de alucinaciones, apareciéndoseme un par de veces el espíritu de la de cabra de Ceuta que sabía de contar y que ya entonces estaba muerta.

Al amanecer, al Teniente Chinea de la borrachera y la de grifa, le dio un ataque siquico y se puso como de loco, fuera de sí con los ojos saltones. Intentó de cepillarse al soldado de remplazo Julio Arrate que era estudiante farmacéutico de Chiva en Valencia y un de cenizo porque le tocó La Legión en el de sorteo, y al que llorando, en medio de la mierda, el de Teniente se empeñaba en llamar Candelaria que según nos contó después era una de novia que había tenido en su de juventud en la isla de Gomera y que le había dejado, y que se le parecía a Julio Arrate sobre todo en los de bigotes y los pelos de las de piernas y los de ojos y en la de mirada, ya que el Teniente no era de maricón ni tenía esos vicios. Entre todos pudimos de evitar el acto de agravio agarrando al de Teniente que casi no se tenía de pie. Al final acabó cepillándose al de camello que estaba entrenado para eso y no opuso de resistencia ya que forma parte de los métodos de supervivencia y no lo pudimos de evitar como mal menor.

Intentó de obligarme a mí también para que me cepillara al de camello, pero me negué de rotundo ya que yo no soy de zofílico ni practico ni he practicado la de zofilia. Luego a este de cabrón se le ocurrió la broma de enterrar en la arena de la de playa al de camello. Para que se dejara, primero lo de engrifamos un poco. Como tenía de bozal y estaba amarrado, los cinco le echábamos el de humo de las de pipas de grifa al de hocico y así durante una de hora. El de camello no oponía mucha de resistencia, ya que es práctica de habitual en la Legión, engrifarlos en situaciones de difíciles, como cuando llevan mucho tiempo sin de beber porque estamos en el de desierto y no hay agua y se les engrifa para que no dejen de caminar y se de acobarden, envalentonándolos pese a la de adversidad. Al final, el de camello tenía una de mierda que hasta se reía y se amansó y le quitamos el de bozal y no mordía. Hicimos un de agujero y lo enterramos hasta el de cuello, dando unos de brafidos el pobre animal como nunca había oído, ya que al verse de enterrado se le pasó el efecto de la de grifa, y los brafidos le hacían mucha de gracia al Teniente, y nos fuimos a dormir.

13

Zona de inMersión, en buceo, de abajo arriba.

El de camello estuvo de brafando un buen rato pero luego me dormí y ya no recuerdo más. Cuando despertamos por el de mediodía, el de camello había desaparecido y pensamos que se había de escapado aunque lo habíamos enterrado bien y apisonado la de arena a su alrededor. El Teniente Chinea cabreado como un de animal, daba patadas al de aire cagándose hasta en las tetas de Mahoma y amenazando al de camello con cortarle los de cojones si lo encontrara. Al cabo de unas de horas descubrimos la de verdad: al bajar la de marea se encontraba el cuerpo enterrado del de camello muerto en el mismo sitio. El pobre drometario no se había de escapado sino que estando enterrado, la de marea lo había cubierto y se había de ahogado mientras nosotros dormíamos la de borrachera.

El Teniente intentó reanimarlo con las de técnicas habituales en estos casos dándole de patadas en el hocico pero ya era de tarde. Nos acojonamos pensando en el de trullo y amontono que nos iba a caer, cuando al de Teniente se le ocurrió la brillante idea de rociar el cuerpo del de camello con el aguardiente sobrante y pegarle de fuego para eliminar las de pruebas. Como estaba de empapado en agua y la piel del de camello tiene más callos que el de coño de una puta jubilada, costó que prendiera pero al final con la ayuda del soldado Julio Arrate que tenía experiencia pirotécnica en las de fallas, ardió salvando nosotros el de pellejo al desaparecer el cuerpo del de delito.

Esta es la desagradable historia del de camello de la cual no me siento nada de orgulloso y de las malas influencias en que me veía envuelto en mi época de legionario por culpa de unos pocos de mandos que empañan la imagen de toda una de institución que ha velado por el buen hacer en la de defensa táctica y física de las fronteras de un de país integrado en la especificación de una de verdad y origen único.

Una vez hemos acabado con Villalta, animaos con los viajes organizados: Crónica de un crucero.
Llegamos la semana pasada de Hulgrada y quería, pues, comentaros algunas cosillas para los que como yo hacéis un viaje por primera vez en la vida, porque un viaje de estos es muy chuli y que nos lo pasamos muy reketebien.

14

Las primeras inmersiones del año no suelen tener buena visibilidad, en Zona, nos preparamos para afrontar las condiciones más complicadas.

Primero hay que hablar del aeropuerto que es muy bonito y muy amplio. Con escaleras que suben y bajan solas a tutiplen, aunque un poco lioso de encontrar los sitios. Porque por más que mirábamos no veíamos ningún letrero que pusiera ni Hulgrada, ni Gipto, ni nada… solo carteles para ir a sitios raros como Lufthansa, Spanair y sitios que no había oído en la vida. Así que íbamos a donde no había cola, pero allí no era, y preguntando preguntando ya nos pusieron en el sitio que convenía. Ya nos cogieron las maletas, que te las pesan y todo, supongo que para ver si a la vuelta pesan menos y te has olvidado algo, y ya nos dieron nuestra entrada, con el número de asiento y todo. La verdad es que las cuatro horas que estuvimos en el aeropuerto fueron muy diver, porque hay tiendas y eso, y además hay aire acondicionado, no como en la calle. Lo que no nos gustó nada es que estuviera el aeropuerto tan retirao, que parece mentira que una ciudad tan grande no lo hayan pensao mejor y hacerlo en un sitio más céntrico, como donde se pillan los coches de línia donde yo vivo. Luego ya los policías nos preguntaban que adonde íbamos y eso, seguro que porque nos veían con cara de felicidad, y me pedían el pasaporte, que si lo llego a saber lo compro con menos hojas que seguro que es más barato, y yo no lo voy a gastar entero.

15

Ya te voy diciendo yo que esto no cuela como caballito de mar. Si quieres ver uno, ven a Columbretes.

El avión muy limpio y muy bien. Algunos seguro que le echaron morro y dándole una propinilla al que nos daba los billetes, seguro que les daban los asientos de alante, que eran como sillones más grandes y te cabía todo el culo. Pero nosotros no andamos listos ahí y nos sentaron más atrás. Luego había un poco de falta de orden, porque mi billete ponía 23B, o sea bentana, pero un espabilao decía que nada, que la ventana era 23 A, y que era suya, así que mi chico dijo que mejor no armar bulla, pero luego se jodió porque le echábamos las cascaras de las pipas mientras estaba sobando. Luego ya arranco el avión y nos podíamos quitar el cinturón para estar más cómodos aunque cuando me levante a hacer un pis no me acordaba que lo tenía quitado y casi se me cae el pantalón pirata que ma había comprao en el carreful. Luego te dan una bandeja con cosas de comer, muy ricas, un sanguis de chope o algo y un trozo pollo con puré patata. Y de postre un tigretón bimbo también mu rico. Mi chico que es un fiera se guardó el tenedor y el cuchillo para llevarlo de recuerdo. Luego podías tomar café o te por el morro. Yo pedí te, aunque no me gusta, paque no me quitara el sueño. Lo pedí con limón que parece más chachi, y luego le eche un poquito de leche… pero se conoce que no estaba bueno el té, porque pillo un color raro. Lo que yo digo, que el té esta asqueroso. Luego ya cuando llegábamos nos dieron una mirinda y una bolsita alcahueses. En total, que luego pasa las zafatas vendiendo unos cascos por tres euros para oír la peli que te ponen. Como estamos de vacaciones y no hay que privarse de ná, pero sin tirar el dinero, pues compramos uno pa los dos y yastá, que los de la agencia viajes no se van a forrar a costa nuestra. Lo que es un lio es que cuando pasan las zafatas con el carrito, unas veces es de regalo lo que llevan y otras te cobran, así que yo me fijaba cuando iban por los asientos de alante, pa ver si cobraban. Y lo del lio además es porque luego te venden el malboro tirao de precio (que a saber de dónde lo han sacao) y sin en cambio los botes de colonia carísimos, unas marcas muy raras que no las venden en el Carrefour ni nada. Pues eso que parece que con el rollo del tabaco te clavan en la prefumeria.

El viaje me se hizo un poco rollo, pero me partía el culo con las ocurrencias de mi José (mi chico). No hacía más que levantarse pa ir al váter. Solo pa molestar a la zafata encargada de ver cada vez que entraba alguien pa ver si habían fumao y eso. Tanta faena dio a las zafatas con eso, que se quedaron con su cara y luego no le dejaron llevarse un flotador pa la playa que se encontró debajo del asiento. La zafata decía que no se lo podía llevar. !!! Y eso que seguro que era de propaganda porque iba lleno letras !!!

Lo que viene siendo laterrizaje, pues yo creo que bien. Pa ser la primera vez caterrizo a mí me gusto bastante. Yo iba un poco cagailla porque como ya era de noche no tenía ni idea de si el chofer de aquello vería bien donde era mejor aterrizar. Pero el resto de la peña que iba en el avión aplaudían bastante, se conoce que ellos ya han volado más veces y comparan. Al salir del avión ya te das cuenta que estas en Gipto por la calor que se siente y también por la humedá. Que se ve que Gipto es un país lleno de agua por todos los lados de playa y eso. No como España que solo tiene playa en Gandía y Cullera. Además que aquello al ser Gipto está llena de guiris, mayormente negros. Gipto es un lio de país, pos hay gente supersimpatica, que se esfuerzan en hablar en español aunque muchas cosas no les entiendo, pero también hay espabilaos que te timan. A mi José y a mí, un por ejemplo, nos dijeron de pagar 10 dólares, creo que por una foto que te hacen cuando llegas, pos se jodieron… que como no teníamos dólares se tuvieron que conformar con 20 euros que llevábamos para un imprevisto.

16

Buceando haces amigos.

En Gipto el aeropuerto está bastante bien organizao. Los aviones aparcados en un lao y los autobuses en otro. A mí se me hacía raro tantos autobuses que fueran al mismo sitio, todos a Hulgrada. Así que preguntamos cual era el primero que salía… Pero, que va, allí todo es una mafia, que te dicen donde tienes que subirte. Y mi José y yo que teníamos prisa por empezar a hacer gasto en el barco, pos nada, allí esperando hasta que salió todo el mundo con las maletas. Yo desde luego voy a protestar a la agencia de viajes en cuanto pueda.

El barco tengo que decir que muy bien. La habitación era muy amplia y con ventana. La cama estaba con sábanas limpias, pero no teníamos tele con muchos canales ni había canal plus. En el techo había un ventilador, que yo me meaba con mi José cuando quería encolar los calzoncillos en las aspas todas las noches. Es que mi José es la caña. También teníamos un armario con sus perchas y eso, todo muy ordenao. Una neverita pequeña con agua y piscicola y eso… El cuarto baño, también muy apañao. Con su taza váter y su lavabo. Había dos cosas que estaban bien aunque nosotros no las utilizamos. Una era la ducha, que pa eso teníamos el mar. Y la otra una especie de bañera de hidromasaje para bebés que allí le vienen llamado bidé o algo así.

Del barco pues que todo muy bien. Allí se puede comer en el sitio que llaman bufés, que son unos mostradores grandes que hay de todo, como en la boda de Rociíto. Nosotros al principio nos poníamos un poco de todo en el plato. Que demasiao, lo probamos todo, aunque mezclao no acababa de cogerle el sabor. Luego ya al tercer día vimos que si le echabas un poco morro podías llenar el plato más veces porque la gente de allí no iba a estar pendiente de si ya te habías servido o no. También podías comer hamburguesas y otra cosa enrollá que allí le dicen ronron. Nosotros procurábamos comer siempre, sobre todo por la bromas que hacia mi José con el roron. Que ocurrencias tiene, es que es un cachondo. Los desayunos se hacían en el bufés. También había de todo, yogures, chope, bollos, donus…. Yo iba con una bolsita plástico y metía allí la mantequilla que pillaba, un par de plátanos, una fruta que allí le llaman mango, algún bollo. Por si mentraba hambre buceando.

17

¿Te has dado cuenta, verdad? ese señal no está normalizada.

Lo de beber también está guay. Hay que tener un poco de comprensión con ellos, pues algunas palabras del español no las entienden. Por ejemplo allí el cubata no saben lo que es. Tienes que pedir ron con piscícola. Ah, y además te intentan timar. Te ponen una cosa que le dicen brugal, que dicen que es ron, como si yo no supiera por el Bacardí, que el ron es color agua de toda la vida de Dios. ¡Ah! Y el calimocho tampoco lo trabajan, así que nosotros el botellón lo hacíamos en el solárium con vino blanco y piscicola. Nos juntábamos con otras tres parejas de España (saludos desde aquí a ellos: al Yoni y a la Ricarda al Pauli y a la Rakel y al Deivid y a la Vanessa. Sobre todo a estos últimos, que como ya habían hecho otro viaje el año pasao (que fueron a Portugal), pues ya tenían mas mundo y era un descojone.

A los principios nos fijábamos en el curro de los marineros, que por cierto, había dos que estaban buenísimos…. que polvazo tenían el Jamed y el Jamí. ¡¡¡ Y como ponían el equipo, restregando cebolleta !!!… Uf, pero es que vi a mi José que quería que le diera el azvans una instructora morena bastante guarrilla y deso nada, que mi José es mío. Ah, chicas, ojito con los enchufes. A nosotros nos tocó un barco que los enchufes de España no nos valían. Los capullos de los guías nos dijeron que eran todos así, pero seguro que era para vendernos un adaptador y sacarse unas pelas. Como les dijo el Deivid… “que nosotros hemos estao otra vez en el extranjero cuando pasamos a Portugal a comprar toallas, y no cuela”. Así que estuve tres días sin depilarme con la epiliedi, pero luego ya mi José me prestaba la bic y ya me depilaba con cuchilla todos los días. Y eso es todo, coleguillas. Solo comentaros que a la vuelta, en el aeropuerto de Gipto, también tuvimos un poblema. Nos pillamos dos cervezas y nos las hicieron pagar por más que enseñamos la pulsera. Nos decían que allí ya no servían las pulseras. Vaya bola, porque tol mundo en el aropuerto la llevaba puesta. Pero desto también se van a enterar en la agencia viajes. Menuda estafa.

Ah, y que el hotel donde paramos la última noche es el mejor del mundo. Nosotros conocemos varios (sobre todo en la parte de Minglanilla, que paramos por allí a mear cuando vamos un finde de Escapada a Columbretes y seguro que como este no lo hay. En Gipto, a los hoteles les dicen resor. Según vi por el camino hay dos tipos de resor. Unos en medio del campo, que es donde están de vacaciones la gente de allí, tomando el fresco y alguna cerveza, que son unos resor guarripeis, y los resor donde vamos los españoles, que como descubrimos Gipto, tenemos derecho a ir a los de mucho lujo. Haber, lo de los mosquitos si es verdad que es un coñazo. Yo llevaba el fogolestric de aquí, pero como los enchufes eran tan raros pos no me sirvia de nada. En lo cual que nos lo tomamos a coña. Como decía mi José, que disfruten las criaturas o insectos que también son de Dios. Cada vez que le picaba uno decía: “Vaya moña que te vas a pillar con la birra que te llevas, ya verás cuando llegas a casa mamao”. Que cachondo es mi José. Y como yo decía, que ya questamos en Gipto, pues que se note, y que nos piquen los mosquitos, coñe.

18

Paciencia, que todo llega.

Lo del cambio pos no sé qué contarte. Nosotros Libras no llevamos. Solo euros y la tarjeta del carreful. Lo del cambio no sé, se ocupaba mi José ques mas espabilao y ha estudiao informatica en el INEM. Lo de regatear eso si lo tenemos controlao, que en mi barrio hay mercadillo tos los jueves. Y si nos piden por un chándal 60 euros yo bajo a 40, y además saco de regalo un par de tangas. Eso sí, hay que ir con mucho ojo, pues lo de los cuadros es un timo. Te quieren cobrar un pastón por cada uno. Y los más caros son de pintura de óleo (o algo así, que la verdad no lo he oído en mi vida). Nosotros sacamos a buen precio media docena de cuadros. Que además estaban hechos con pintura crílica Como dijo mi José, mejor de pintura crilica, como el titanlux, que aguantan más en exteriores.

Zona de inMersión: Dale a un scubagueto un pez y comerá un día, dale una caña y pedirá una tapa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

SUDAN ITINERARIO CLÁSICO: SUMERGIRSE EN UN DESTINO DE LEYENDA

El Mar Rojo Sudanés constituye, sin ninguna duda, una de las zonas de buceo

CUANDO EL ARTE SE OCULTA. primera parte

    Hace años, visitando un museo, un estudiante de arte poseído por un entusiasmo y

RECONOCIMIENTO MÉDICO. NECESARIO. OBLIGATORIO, IMPRESCINDIBLE

  Un pesimista dice que falta mucho para el verano. Un optimista dice que falta

SIEMPRE HABRÁ UN SORBETE DE ORO…

  Si has leído las dos crónicas anteriores, tendrás un mayor conocimiento sobre el

ANATOMÍA Y FISIOLOGÍA PULMONAR (II)

Tras un pequeño periodo de espera en el que esperamos hayas tenido tiempo para

ANATOMIA Y FISIOLOGÍA PULMONAR (I).

Tras un pequeño periodo dedicando nuestras Scubartículos a temas curiosos, aunque sin relación directa

LA HISTORIA DEL BUCEO

La cabeza de Decimo Lartius Celeris salió del agua. Sacó de su boca un

DE VENCEDORES Y VENCIDOS

  Casi podríamos hablar de vidas paralelas. Coincidieron en el tiempo, inventaron, descubrieron, exploraron.

TESOROS EN EL MAR

Casi no había podido dormir. Cansado, pálido y sudoroso el veterano capitán De Castro

LOS MISTERIOS EMPIEZAN ARRIBA

Han bajado la ventanilla para verlo mejor. Miran al horizonte, a esa especie de

HOMBRES DE HIERRO EN BARCOS DE MADERA

Aún no es de día. Sin hacer ruido te levantas de la cama. La

EL INDIANAPOLIS

“Un submarino japonés le disparó dos torpedos al costado del barco. Yo había vuelto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies