+(34) 91 465 92 93 tienda@zonadeinmersion.com

Blog Post

S. JUAN DE LOS TERREROS: Expedición “Only girls” . 24/07/15

 

Llevamos más de un año fantaseando con el hecho de ver, por vez primera, en el Devismar, más tetas que vasos de tubo. Más de un año de bromas, de apuestas, de elucubraciones, de tardes de tapa, risa y copa. Con lista de espera, tanto Jorge como yo sudábamos cada vez que tratábamos de imaginar de qué nos disfrazarían ese aquelarre de mentes perversas. Pero, al parecer, la lógica masculina se impuso y, si bien es cierto que las chicas han demostrado capacidad de coordinCAMERAación suficiente como para poner de acuerdo ocho neuronas y salir a bucear el mismo día, ya me barruntaba yo que algo se interpondría en la culminación de tan magno evento. Y resulta que, tras una semana continua de cambios inesperados de tiempo (a veces pienso que Dios es realmente una mujer), la situación en Columbretes era tan mala que solo podría empeorar si Pablo Alborán sacase un nuevo disco, así que, no tuvimos más remedio que aplazar “sine die” el “only girls 2015”

Aún hoy me queda esa duda dentro -como cuando reflexiono sobre que fue primero, si Camela o los coches de choque- y pienso qué será mejor, si dejar fermentar tanta inquina con hormonas femeninas y convocar el “only girls 2016”, o dejar que pasé al olvido. La cosa es que, piense lo que piense, por desgracia para nosotros (me refiero a Jorge y a mí), por lo que me anticipa Sonia, el “OG16” ya se está cociendo y por lo que parece, nos va a tocar sufrir más que un gitano en un tanatorio.

Ahora hay dos cosas rondándome la cabeza, una, que es muy curiosa, es que “buceando” se escribe todo junto pero “sin bucear” se escribe llorando en el salón de casa y otra, que incluida en los faustos del crucero, estaban los actos de celebración del vigésimo aniversario de nuestra (me refiero a Sonia y a mí) boda. Además, iCAMERAmagino que las chicas, antes de ir a bucear, se habrán tenido que desbrozar para estar finas y coquetas durante el fin de semana. Esto obliga a plantearse planes “bes”, porque, según el ritmo de sonidos del wasap del grupo de féminas, andan todas gruesitas de los nervios y lo de plantearse una alternativa ya no es una opción, sino una cuestión de supervivencia.

Total que, llamada a llamada, plaza a plaza, cama a cama, conseguimos alojamiento y buceo en San Juan de los terreros, donde, imagino que al conocerse la noticia, tanto Dani como Gabi (los dive masters) estarán más acojonados que el hombre de hojalata en un barrio de rumanos. Ya sólo queda preparar equipos y definir vehículos. El jueves antes de la hora cervecera, andamos con todos los detalles terminados.

El viernes empezará llevando a mi Sobrina al aeropuerto, ya que, ha decidido irse de vacaciones llevándose a sus padres a sus posesiones insulares. Más o menos es lo que me estaba contando Claudia cuando apareció Raúl con las maletas, una con el equipo de buceo, la suya, y otra llena de “por si acasos“, la de mi cuñada. En la T2 los dejo antes de regresar a Zona y empezar a cargar el coche con los bultos de esta expedición y los de la semana de Ibiza, pero eso, será otra historia. Con Sonia en la puerta con la misma mala hostia que un funcionario sin desayunar, me instalo las gafas azules de poligonero y arranco el coche con Vanesa dentro.

Vanesa, que es más cabrona que el guardia de seguridad del INEM cuando te dice “quieto parado“, es una de esas scubagueto de mirada perturbadora (cuando lleva lentillas) y carácter chungo, que de pequeña en lugar de supernany la debió educar el encantador de perros, pero es una excelente compañera de viaje y da gusto apurar los kilómetros que nos separan de “Los Chopos” entre conversaciones trascendentales, como las películas dirigidas por Daneses.

Hay drogas menos adictivas que los bocadillos de panceta a la brasa con queso manchego de la mancha que nos sirve nuestra Lourdes (de todas las camareras del restaurante, la que parece que se peina con una batidora) que junto con unos refrescos de seleccionada cosecha y el café solo con hielo que evitará la somnolencia en lo que queda de ruta componen el menú básico de viaje Scubagueto. Como hemos sido diligentes en nuestros ARDORmenesteres, tenemos tiempo de sobra como para coger las llaves de las habitaciones, dejar los equipos y subir al castillo a darnos unos gargantazos de tinto de verano acompañados por una puesta de sol que dicho así, parece una situación más cursi que un anuncio de compresas con una canción de Alex Ubago. De camino, y muy cerca ya, viene la Scubamovil pilotada por un Luis que ya anda sintiendo más tensión que la faja de Falete a tenor de los comentarios sobre bolas chinas que brotan desde unos asientos traseros en los que seguramente ya no se vean cabezas, sino tobillos. Menos mal que nuestro técnico es como los bisexuales, que lo mismo sorbe que sopla, y se aferra al timón con la mirada al frente y el gesto audaz de un chimpancé comiéndose un moco. Llegan con el tiempo justo como para tener que esperar a que nos preparasen la mesa unos camareros más lentos que Carmen Sevilla haciendo una división con decimales. Tras un intenso menú, el cansancio hace que suprimamos la opción feria con gomas y elijamos la más tradicional cama horizontal.

El sábado amanece con el sol filtrándose por las persianas y con el desayuno en la Venta de Terreros. Luego, traslado al centro y a comenzar a equiparnos, a ver quiénes se van apuntando tantos para el collejón de oro 2015, aunque, a estas alturas de la película, ya hay que ser un poco temerario como para optar a una candidatura. Como viene siendo habitual, hoy, disfrutaremos de una inmersión doble, en un mar mezclado, que no agitado, con unos intensos colores azulados que van desde el azul claro al azul oscuro, si lo mira un chico, o desde el azul turquesa pálido al azul añil marengo si lo mira una chica.

BARCASegún nos acercamos, vemos como abandona nuestro fondeo una barquichuela llena de pinchotas que afortunadamente parece que no han tenido mucho éxito. Cuando llegamos, nos amodorramos al fondeo y nos preparamos para hacer una visita a la Catedral. Descendemos y lo primero que vemos es una capa de color oscuro de agua muy caliente, según algunos ordenadores, de 29º de temperatura. Luego, el azul, con unos acogedores 26º y de repente, cuando llegamos a los primeros accesos a la caverna, una termoclina salvaje que baja de los 19º. La primera idea que se me pasa por la cabeza es que, con tanto frío, si esta noche hay “ardor” la voy a tener que meter tiritando, haciendo efecto “vibrador“. Y eso que yo soy de los que tienen la pelambrera del pecho tupida como un encinar bellotero, que viene a ser un equivalente a 0,6mm en protección térmica, pero, a los que no han sido bendecidos por la naturaleza con tan apolíneos recursos, los pies ya les estarán haciendo los “cinco lobitos”. De todas maneras, la visita resulta más que gratificante por la vida que se ve circundando y circundiendo a la cincurcisidad de los alrededores. Dentón, morena, brótola, corvina, nudibránquios tirados a puñaos, cangrejos y un lejano y esquivo cardumen de espetón que se mantenía en la termoclina con más chulería que un pavo con los huevos de un caballo.

La segunda, la abordaremos en la losa del payo, que es un piedro gordo en el que han aberronchado tres puntos de inmersión a saber: el de más pacá, el de más pallá y el del nipatinipamí. Decidimos atacar el del más pallá, por aquello de que tiene un arco y una cuevecita de esas de que diver. Antes, hay bañitos en el mar y cambios de botella sin que nadie vomitara, algo insólito en el ideario Scubagueto, en especial, si tenemos en cuenta que en el barco estaban Mer y Luis.

Volvemos al agua, y descendemos por la cara sur del bajo, que es mucho más abrupta, hasta que nos encontramos la temida termoclina. Entonces, conseguimos esa deseada flotabilidad neutra y continuamos bordeando la sensación de frío. Bajo hasta el arco, mientras todos me miran como los chinos cuando buscas algo en su tienda, esperando que vea algo destacable, como ese enorme cabracho que hay justo tras pasar por la arquería de piedra, entonces, lo señalo y bajan como rapaces ávidas de fauna, distorsionándose al entrar donde las aguas de distinta temperatura se juntan. Tras CHICHARRAla contemplación del bicho, regresan al confort de las aguas calentitas. Siguiendo por la pared encontramos la cueva. La entrada se estrecha un poco, aunque luego las dimensiones permiten la circulación de dos buceadores con cierta amplitud. El suelo es de fango, y se levanta con facilidad, por lo que hay que aletear con cuidado. En su interior, los salmonetes reales y las corvinas se refugian al final de la caverna, dando vueltas con evidente nerviosismo. En las paredes, los camaroncillos naranjas reinan en cada grieta y se pasean con descaro de lado a lado. Al salir, una cigarra cruza la cueva con parsimonia. Salgo a buscar a mis compañeras de buceo, Sonia dice que bajará a la cueva cuando el recreativo de Huelva gane la champions league, pero Silvia se hace la dura, como las poligoneras que van a su consulta sin depilar, y entra detrás de mí. Volvemos a ver los salmonetes, las corvinas, el precioso color naranja de los camaroncillos pero no vemos ni rastro de la cigarra. Tras Silvia, entro con Vanesa, y esta vez, escondida en una grieta, si vemos la cigarra. Luego, salimos a disfrutar del contraluz y terminar la inmersión en lo calentito.

Ya en el centro, recogemos equipos, nos vamos a las duchas a pasarnos a limpio, nos hidratamos a base de zumo de cebada y volvemos a la venta para comer. El menú es el mismo de la cena, pero enunciado en un orden distinto. Además, nos toca uno esos camareros que tiene una voz que suena como el hipo de Gozilla y nos hubiera costado menos entender a un chino tartamudo hablando en euskera que a este. Felizmente, podemos completar la comanda y disfrutamos de una deliciosa sobremesa en la que siento la necesidad de compartir ciertos fragmentos de crónicas que están a punto de ver la luz que me van a costar que alguna me retire el saludo, me pierda el cariño y me borre del Tuenti, y todo por sugerir que podría ser un orco hembra, eso sí, muy resultona. Y es que a Silvia, la terminaremos llamando “la Gasol”, porque siempre está cogiendo rebotes.

MER Y VANETras un postre cumplidito, hay una ruptura grupal, de momento, Sonia y Mer van a marcarse una tarde de cama rompiendo la barrera del ronquido, mientras que Luis, Isabel, Alma, Vanesa, Silvia y yo optamos por una siesta playera. Lo del bañito en la cala, vamos a dejar que se quede en los Terreros, porque de ver la luz tanto aireamiento de zona cosquillera, bañador desplazado, y novedosas técnicas de respiración artificial la crónica superaría en perversión las 50 sombras de Grey y no quiero ni pensar con que humedeceríais el dedo de pasar las páginas cuando la leáis.

Despertar a Silvia de la siesta es más peligroso que bautizar a un Gremlim, por eso, dejo que Vanesa me asuste las contracturas de la espalda antes de poder disfrutar de un tinto de verano que hay que mamar con apatía porque está más soso que un flan de tofu y esquivar a un grupo de adolescentes que corren sin haber hecho nada malo. Tras la experiencia playera, con las fuerzas recuperadas y antes de experimentar una cena novedosa e innovadora, visitaremos el castillo y la geoda de Pulpí, aunque ver esa maravilla natural a través de unas gafas de tresdé es como cuando te fumas un cigarrillo electrónico después del cibersexo.

El día de buceo ha sido básico: comer, dormir, tener hambre y tener sueño. A estas horas ya tengo bostezos de esos tan intensos que cuando acabas has perdido la audición, y, como lo que me espera la mañana siguiente va a ser durillo, opto por el descanso mientras que hay quien pretende imitar a Frank de la jungla entrando en una selva con pájaros tropicales para beberse hasta la mercromina.

Hoy he madrugado tanto que nada más bajar a la calle he tenido que ayudar a Dios, pero a la hora de mi doble ración de bizcocho casero ya tengo solucionado todo el tema hostelero. Ocupamos el patio del centro de buceo y volvemos a equiparnos con desesperados intentos de optar al collejón de oro como telón de fondo. luego cómodamente apiñados en una furgoneta en la que nos podemos mover con la misma libertad que las anchoas enlatadas llegamos a la cubitera, subimos al barco y navegamos hasta llegar a la primera inmersión de la mañana. Por aquello de explorar nuevos horizontes, echamos el ancla en una piedra a la que ha llamado “la pirámide” porque su aspecto es el de…. Bueno porque hay unas piedras que… La verdad es que hay una parte que… sinceramente, la inmersión se llama así porque sí, y punto.

ISABELSe trata de dar vueltas a una piedra tochaca separada por una lengua de arena de la parte de pacá de la losa del Payo que cuenta con unas rocas enormes metidas en la termoclina que va a visitar su puta madre. En el proceso de equiparse, nuestra doctora empieza a sentir como unas arcadas, algo parecido a lo que yo siento cuando escucho temas de Alejandro Sanz. Conocedor de que lo mejor es empezar a bucear, comienzo la inmersión con ella y con Vanesa, manteniéndonos en la zona de agua caliente, explorando una piedra más bien desprovista de vida. Lo mejor unos enormes ejemplares de vaquita suiza que nos ha enseñado Rodrigo. Ascendemos, subimos al barco y cambiamos botellas en un mar oleoso y tranquilo. El intervalo en superficie se ameniza con un traslado de náufragos hasta un barco patroneado por un patrón que no tiene titulación, que no sabe manejar su barco y que se marea tanto que se ha tirado al agua pero no sabe cómo volver a subir a bordo. El estudio de los datos nos invita a intentar una caribeña, lo que viene a ser una losa del payo total. Saltaremos en pacá, pasaremos por nipatinipamí, terminando en pallá, todo esto, visitando cuevecitas, grietas y arcos, en una pared patrullada por un cardumen de dentinos de gran tamaño y por un gran número de morenas fuera de grietas. Otro enorme ejemplar de cabracho reposa a la entrada de una oquedad. La inmersión terminará tras el arco, en la cueva de las cigarras, entrando con Mer, que antes de salir me deja el recinto como un Zara en rebajas y que me debe como justa recompensa, según la elección de mi socia, una tarta casera de chocolate.

CASQUETEPese a que había un plan “C” de avituallamiento, y que el “A” era el más idóneo, tomamos la decisión de subir a probar las hamburguesas del Castillo. Esas que según Nacho eran las mejores del mundo mundial y que ahora parecen tortillas de esparto servidas, además, por un camarero peor que el peluquero de un futbolista. Con Sonia más cabreada que una abuela gallega, trato de recuperar las bendiciones de Silvia, que no me dirige la palabra desde ese descuido orco. La culpa es mía por intentar comprender a las mujeres con lo fácil que es la física cuántica… En fin, que reuniendo todos mis conocimientos en psicología femenina, elijo el recurso sopero (consistente en dejarla un rato sóla para que se enfríe) y aprovechar el momento justo para un comentario florido que consiga el efecto deseado.

Me queda regresar, preparar equipos y poner rumbo a Benicarló, donde me espera una semana en Ibiza y Columbretes, pero eso, será otra historia…

Zona de inMersión
Piensas que la desgana es más fuerte que el ansiamasá,
pero nosotros sabemos que en ansiamasá es más fuerte que la desgana,
por eso, el ansiamasá es el camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

EXPEDICIÓN “Moalboal 2017”. 03/10/2017

Cebú. ¿Qué puedo contaros de Cebú? Vais a flipar en colores. Cebú (Sugbo en cebuano, abstenerse de

LA AZOHIA. EXPEDICIÓN “Streaking”. 27/10/2017

El Síndrome de Stendhal se caracteriza por la ansiedad física, las experiencias disociativas, la

CARTAGENA. EXPEDICIÓN “Pla kg”. 06/10/2017

El síndrome del acento extranjero es un trastorno inusual que afecta a la zona

ALTEA. EXPEDICIÓN “Asocial”. 27/09/2017

Si nadie habla mal de ti, es que estás haciendo las cosas mal. Raymon Field love. Spanish

EXPEDICIÓN “Mar Rojo”. 19/08/2017

  ¿Egipto?, ya os he hablado de Egipto. ¿Mar Rojo?, ya os he hablado del

EXPEDICIÓN “Pozo Azul”. 14/05/2017

Hoy es un día especial. A las tres de la madrugada, seguirán siendo las

COLUMBRETES. EXPEDICIÓN “Ave Fénix”. 12/05/2017

Era una de las escapadas más deseadas de los últimos años. Por fin, recuperábamos

EXPEDICIÓN “Sulawesi”. 26/04/2017

El archipiélago indonesio, tal como existe hoy en día, se formó durante el derretimiento

ALHAMA DE ARAGÓN. EXPEDICIÓN “Fisichella” .01/04/2017

“No podréis hacerlo“, dijo el temor. “No lo conseguiréis”, dijo la cobardía. “¡A tomar

LA AZOHÍA EXPEDICIÓN “Despacito” .07/04/2017

Son las dos de la madrugada. Estoy en el salón, peleándome con internet, acordándome

EXPEDICIÓN “Maldivas 2016” .03/12/2016

…La cabra, la cabra, la puta de la cabra… Bien pudieron quedar a la izquierda,

LA HERRADURA EXPEDICIÓN “No es mi problema” .18/11/2016

El motivo principal por el que hago lo que hago es una mezcla de

COLUMBRETES. EXPEDICIÓN “Niebla” .30/10/2016

Esta crónica no comienza con la Scubamovil abandonando la nación Carabanchelera. Tampoco se pone

ALTEA. EXPEDICIÓN “Heidi” .28/10/2016

Entre decepción y decepción, llevo una semana mirando las previsiones del tiempo y frotándome

VILLARICOS. EXPEDICIÓN “Triple A” .14/10/2016

Octubre. Sí, octubre, mediados de octubre para ser exactos. Un mes en el que

EXPEDICIÓN “Mar Rojo 2016” .20/08/2016

¿El Mar Rojo?, ¿Egipto?… ¿Qué puedo contaros yo sobre el Mar Rojo y Egipto? Veamos,

SAN JUAN DE LOS TERREROS. EXPEDICIÓN “Marejadilla” .15/07/2016

Se nota que estamos en plena canícula del verano. Apenas corre viento y hace

COLUMBRETES. EXPEDICIÓN “Only girls 2016” . 01/07/2016

Voy a ser muy concreto, si me se permite la inseminación. Escribo esta crónica

CALAHONDA. EXPEDICIÓN “Rojitas las orejas” . 01/07/2016

Aún no sé si es ayer de hoy, o mañana de ayer. Tengo más

Expedición RIVIERA MAYA 2016

¿Riviera Maya?, ¿en junio?… …En esta oportunidad, el viaje tenía un objetivo muy concreto, que

ALTEA: expedición “Bonononos”. 10/06/2016

Mi vida es una sucesión de “al principio, pareció una buena idea” Y, es que

LA AZOHÍA: expedición “Humareda”. 20/05/2016

¿La Azohía?, ¿Qué puedo contaros sobre la Azohía? En 1572, mientras que la inquisición encarcelaba

COLUMBRETES: expedición “Huesitos”. 13/05/2016

¿Columbretes?, ¿Qué puedo contaros sobre Columbretes? A ver, hace más o menos un millón de

CARBONERAS: expedición “Salmorejo”. 29/04/2016

¿Carboneras?, que puedo decir de Carboneras…. Antes de que llegaran los de la farándula y

ALTEA: expedición “Tupper”.15/04/2016

Y pensar que alguno de esos que está siempre cuando las escapadas se complican

COLUMBRETES: expedición “Tiritona”. 18/03/16

  El dedo anular de Sonia en extensión deja bien claro lo que opina sobre

ALHAMA DE ARAGÓN: expedición “Borrajas”. 11/03/16

Ya está. El portón de la Scubamovil se ha cerrado. El primer “Tetris” del

Expedición FILIPINAS 2015

Filipinas… ¿qué os puedo contar de Filipinas? Es otro de esos países imaginarios como México,

CARBONERAS: Expedición “Obvia”. 06/11/15

La pizarra del aula está echando humo. Ya he gastado tres rotuladores de los

IBIZA Y COLUMBRETES: Expedición “Somnolencia”. 26/07/15

Antes de llegar al desvío de Águilas he pasado junto a la Scubamovil. He

Expedición RIVIERA MAYA 2015

 1ª Parte: México México… Que os puedo decir de México… Bueno, pues México es un país

CALAHONDA: Expedición “Vinito”. 24/04/15

Aún no habíamos terminado de digerir aquellos churros licuados de Carboneras cuando, un par

CARBONERAS: Expedición “Churros licuados”. 30/03/15

Repasamos una y otra vez la lista. Todo correcto. Encajamos el gigantesco “Tetris” que

ALHAMA DE ARAGÓN: Expedición “Gordi”. 13/03/15

Miro al ordenador, mi Oceanic OCi de “machote”, es la hora. Miro la plazoleta,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies