+(34) 91 465 92 93 tienda@zonadeinmersion.com

Blog Post

CALAHONDA. EXPEDICIÓN “Rojitas las orejas” . 01/07/2016

Aún no sé si es ayer de hoy, o mañana de ayer. Tengo más sueño que la bella durmiente a la hora de la siesta y ando arrastrando los pies, que parece que esté haciendo esquí de fondo. La semana será complicada ya que, en plena recuperación de la escapada a Riviera Maya, estoy liado entre cursos de iniciación, avanzado o nitrox y encina tengo una práctica de aguas confinadas que apunta a intesidad.

IMG-20160731-WA0001Sonia, no lo tiene más fácil. La tienda parece Sanfermines después de un concierto de Barricada, que con tanto equipo por el suelo hay quien piensa que nos estamos mudando. Afortunadamente, todo lo demás está solucionado. Las habitaciones están asignadas y los de Dardanus ya tienen una lista de inmersiones y buceadores. Tengo “rojitas las orejas” de tanto cambio como hemos tenido que hacer, y que no dejaremos de hacer hasta el viernes, día de inicio de la escapada.

Como Raúl se lleva la Scubamovil a Columbretes y su coche está en el taller, mi medio de desplazamiento será Luis. Esta vez no le tenemos que ir a recoger al cole, y, la hora prevista, se presenta con Alma y empezamos a cargar bultos. Una vez el “cubiqueitor” se completa, salimos de Madrid por la A4, porque vamos sobrados de tiempo. Resulta extraño sobrepasar las indicaciones de los carteles que te llevan a levante, y es que, hace tiempo que no visitamos Calahonda. Hemos decidido ir en julio, por asegurarnos una buena temperatura del agua. De momento, todo va bien, las previsiones son muy buenas y todas las webs consultadas coinciden en los 22º de temperatura del agua. Cuando la radio del coche de Luis pierde la señal de M80 y de RockFM, me fijo en la mano derecha del mejor buscador de monedas que puedes tener como copiloto, y veo como saca una pila de cedés (todos originales, por supuesto) y busca uno. Cuando suenan los acordes del “sultans of swing” respiro aliviado, esta vez, al menos, no se me van a poner “rojitas las orejas” con el bonononos.

IMG-20160731-WA0000El coche de Luis es amplio y espacioso. En lugar de tejado duro, tiene uno blandito que se quita y se pone, y encima de este, una ventanilla horizontal de cristal que se abre y se cierra. Los usos y costumbres de este techado automovilístico son todo un misterio, porque, si quitas el techo blandito, el sol, que lleva una hora pegando en el cristal, convierte el habitáculo en un horno, que sudas más que frunjir en un sillón de sky. Pero si lo abres, entra el aire caliente de la carretera que la temperatura sube como si estuvieras asando pollos debajo de una lona. Como lo del “techo solar” no tiene mucho sentido práctico, y Luis, siempre ha sido un pragmático, intuyo que el sistema es parte del equipo de seguridad del coche y que, antes de una colisión, el techo se abrirá y permitirá “eyacular” los asientos, como en los F18. Hablando de colisionar, estamos pasando por el kilómetro 84 de la A4, algo que a muchos os sonará y os traerá recuerdos de Berlingos, grúas, exorcismos a un Audi y un fin de semana grandioso.

Como el sol empieza a molestar a la altura del ocular, Alma, intenta limpiar sus gafas. Su plan, aunque pudiera parecer perfecto (como todo lo planeado por rubias) tiene puntos a mejorar, y es que, el sistema de echarse el líquido limpiador directamente en los ojos, en lugar de en las lentes, tiene, menos credibilidad que un gitano en un juicio. Lo que sí os podéis creer es que desde este momento, el premio Borraja de oro 2016 tiene un nuevo aspirante.

Luis y yo tenemos un problema similar (porque decir análogo puede inducir a errores) con la concepción de la constante espacio temporal. Veréis, tiempo atrás, cuando él tenía que currar por Andalucía tenía en mente (no se había inventado el GPS) un montón de restaurantes cojonudos. Yo, tiempo atrás, ponía discos de grupos “jevis” formados por jóvenes con el pecho henchido de rebeldía, melenas al viento y cuerpos fuertes confinados en ajustados trajes de cuero y chinchetas. Hoy, aquellos míticos grupos tienen al menos dos componentes calvos, usan ropa amplia para disimular las lorzas o se han muerto. En el caso de los bares de Luis, o bien la carretera ya no pasa por el pueblo, se han convertido en un Autogrill o están en un clarísimo estado de abandono o de ruina. Constatando que tenemos la misma antigüedad que los rodapiés de la cueva de Altamira, decidimos elegir el lugar para avituallarnos siguiendo el infalible sistema del “parayimismo”.

sepiaElegimos un lugar con parking a la sombra y un aspecto pulcro. Una gasolinera que ofrece discos de “la charanga del tio Honorio”, “Rakel Winchester”, “Ginesito” o “el Raya” y que promueve la caza del gamusino por encima de la del pokemon tiene que ser bueno por narices. La barra, está ocupada por la benemérita en un extremo y dos chicas libertinas en el otro. Las tapas, que lucen orgullosas en sus vitrinas, anticipan el éxito de la elección. Pero, el cartel fosforito que publicita el menú, invita a la reflexión. Es en este instante, cuando Alma, pregunta a su marido si prefiere comer un bocadillo en la barra o degustar un menú cómodamente sentado. Quizás su manera de expresarlo “cariño, la comida, la prefieres sentado o de pié” es mucho más indicada para una Scubacrónica y alimentará durante algún tiempo el santoral Scubagueto. Una vez terminamos de comer, toca, de nuevo, volver a la carretera. Escucho los primeros acordes del concierto de Joaquín Sabina antes de comenzar un periodo de cogitación abstractiva que finalizará cuando revoquen mi estado contemplativo para solucionar el dilema (Luis no usa GPS) de la ruta que tomar. El sistema “pito pito gorgorito” vuelve a demostrar su incuestionable eficacia y en un ratito nos presentamos en el centro para descargar los equipos. Allí nos esperan Julia y Salva.

Tras el siempre agradable encuentro y confirmar horarios y distribuciones de grupos, aparcamos frente al hotel, y hacemos el tradicional “check in” de todo el grupo. Poco a poco, van llegando el resto de los componentes de esta expedición. Rafa viene con Aurora en misión evangelizadora, intentando la conversión de la hereje. Otro que viene con máquina de discutir es Víctor, cuyo agente de la condicional es Diana. Paula viene con Álvaro, que se ha afeitado por fin, al darse cuenta que que lo mejor que pega con una barba de tres días es una ducha. También llega Nestor (que es como un mocho con cejas), Fernando, Gloria, Nacho (que cuando le digo que no puede ser más paquete parece que se lo toma como un reto), Alex, Mer, Vanesa, Ángel y Silvia. Álvaro viene con Marta (que es tan malvada que para divertirse va al aeropuerto a decirle adiós a hombres casados para que sus mujeres se enfaden con ellos) y los últimos de la lista son Pepe y Lorena. Por cierto que las facciones de esta chica (Lorena) me recuerdan a las de una actriz (Kate Nelligan) inglesa. Voy a esperar un poco antes de hacer pública este parecido razonable, porque aún no sé si es protagonista de películas de acción con escenas de amor, de las que le gustan a Sonia o películas de esas amor con muchas escenas de acción, de las que me gustan a mí, no vaya a ser que “il corvo tordo espanti al uhomo” que no sé lo que quiere decir, pero le da un toque muy culto y misoneísta a la scubacrónica.

SALMONETEBueno, me encontraba saboreando una merecida cerveza, maldiciendo la ausencia de Alhambra, cuando apareció Rosa, preguntando por la hora de la cena. Una vez aseguró todas las variables, comentó, y, cito textualmente: “como tengo tiempo antes de la cena, voy a subir a la habitación, me voy a quitar esta ropa y voy a buscar el Punto culminante o de mayor satisfacción de la excitación en las zonas erógenas descargando repentinamente la tensión sexual acumulada”. Bueno, quizás, dijo “como tengo tiempo antes de la cena, voy a subir a la habitación, me voy a quitar esta ropa y me voy a correr” pero, este texto lo pueden leer núbiles, y bueno… juzgar vosotros. Pero vamos, que si necesitábamos frases para alimentar el santoral Scubagueto…la niña ha entrado por la puerta grande. Apuntaba maneras, eso sí. Y venía de buena familia, que eso siempre… Lo que pasa es que la nominación al borraja 2016 no se la quita nadie. Y ya llevamos dos, y aún no hemos empezado.

Tras un pequeño paseo y no antes de saborear (por fin) una Alhambra, llega la hora de cenar. Aprovechamos ese momento en el que están todos juntos y aún no han surgido las ganas de fumar para leer el orden de los grupos, para tratar de llevar cierta coordinación y que no se nos junte la hora de terminar con la de irnos a dormir.

Sábado. Puntuales, desayunamos esa sustancia densa que por aquí llaman porras y que son como churros, pero con aspectos de buñuelos. Aviso de las consecuencias del abuso de los cítricos y su acidez y voy caminando hasta el centro. Hay gente que ya se está cambiando. Sonia, se ha juntado con más trajes que la que cuida los probadores en el Decathlon. En Dardanus, Salva, anda cargando botellas en las furgonetas mientras que Julia recoge las titulaciones. Chema, que cuando digo que es antiestético quizás le esté sobrevalorando, ya se dirige al embarcadero para tener el barco listo.

RASCACIOEn el embarcadero las condiciones son excelentes como para empezar con los cursos de iniciación al buceo. No hay oleaje, no hay corriente, la visibilidad es bastante buena y hay bastante variedad de vida, pese a los pinchotas que van y viene orgullosos de ensartar un sargo más pequeño que el preservativo de David el gnomo. Para asegurar la calidad de la enseñanza, hemos dividido al alumnado en dos grupos, que harán dos inmersiones cada uno, lo que supone que los instructores y guías terminaremos la mañana con cuatro buceos.

Las inmersiones que hicimos fueron: Cuatro de ellas en:

El Puntal Blanco es la que se hace desde la playa, en el embarcadero. Hay varios puntos ideales para iniciar el descenso. Todos ellos terminan en una plataforma que tiene seis metros de profundidad. Sus paredes, están llenas de coral naranja. Abundan los pequeños rascacios que se atreven a tumbarse en la arena junto a neumáticos, nasas y otros pécios nada poéticos. En aguas abiertas nadan castañuelas y bogas que atraen a esporádicos ejemplares de espetón. Fugazmente se alcanza a ver algún rapidísimo dentón, aunque, sin duda, el espectáculo lo ofrecen los nudibránquios y los cangrejos, que ponen una nota de exuberancia y colorido al recubrimiento pardo de las piedras. Más adelante, el desplome de rocas cede protagonismo a un pared vertical, que en algunos puntos llega a los treinta metros de profundidad. En este tramo, los nadadores como los pequeños medregales son más comunes y fáciles de ver. En las grietas, se pueden ver cardúmenes de anthías, un pez realmente sorprendente, que, no teniendo bastante con un enigmático color rosado, despliega unas aletas pélvicas capaces de hipnotizar a quienes tienen la suerte de contemplar semejante despliegue de belleza. En el fondo, resaltan las gorgonias, verdaderos jardines, cuyo colorido resalta en cuanto les da la luz de los focos. Si decides, a la vuelta, puedes innovar recorrido y abrirte un poco, navegando sobre el arenal, donde puedes encontrar pulpos y algún que otro pez sapo. Es posible terminar la inmersión entre una alfombra de anémonas llegando hasta la misma playa, algo, que viene muy bien, por aquello de evitar el trayecto por superficie, pero también por poner a prueba la flotabilidad de los alumnos.

PULPITOHan llegado a Zona alumnos/as que decían que la parte teórica de su curso la hicieron viendo un vídeo de buceo en una sala. Eso es equivalente a decir que has aprendido a liar porros solo por ver un capítulo de callejeros. También conozco casos de cursos cuya parte práctica en aguas confinadas y las inmersiones se hacen con dos botellas, en un fin de semana. Este grupo, tras doce horas de clases teóricas y seis horas en la piscina han resuelto más que satisfactoriamente las dos primeras inmersiones en aguas abiertas. Casi una hora y media debajo del agua. Algo, que sin duda, les inculcará pasión por el buceo, seguridad y evitará que en su epitafio escribieran: buen padres/madres, buen esposo/a, buen compañero/a, pésimo buceador/a.

Y, desde barco, hicimos tres inmersiones:

La rijana. Inmersión que recibe su nombre en honor a la cantante y actriz de Barbados, pero en andaluz. Se trata de una pared que penetra en el mar en dirección sur, como en perpendicular a los vientos dominantes, por lo que, nos permite fondear a sotavento, en un fondo de cascajo, de unos seis metros de profundidad. Luego, nos acercamos a la pared, buscando las pequeñas sorpresas que se esconden en las grietas. Más o menos a mitad de recorrido, vemos una gran ventana que perfora la pared y permite pasar al lado de barlovento. Hay que ascender unos metros y tener cuidado si hay mar de fondo. A la izquierda, se abre una segunda oquedad, totalmente tapizada de coral naranja y que termina en una zona de grandes bloques. Cruzar este “túnel naranja” es una experiencia bastante grata. La poca profundidad de esta inmersión te facilita la exploración de esta zona. En la arena, no es extraño encontrar anémonas doradas (Condylactis aurantiaca) con su gambita Thor. La vida se acumula en la esquina, donde podemos encontrar algo de corriente, es donde más concentración de vida hay. Por delante de nosotros cruzan un par de albacoras, separando en dos la nube de bogas. Ya en la piedra, hay un pulpo que se empeña en mostrarnos como funciona la cosa del mimetismo. La inmersión termina donde empezó, con posibilidades de ver ermitaños o chicharras.

OCTOPUS MACROPODDUSLa cueva del agua. Fondeas en una pequeña cala, a la que, visto la chatarra que hay en la orilla, se puede acceder con coche, si bien, volver, lo tienes que hacer en ambulancia o coche fúnebre. El descenso se hace entre grandes bloques de piedra, tapizados por algas pardas que son el hábitat preferido de tordos, julias y doncellas. Luego, hay que pegarse a la pared, y seguir con dirección al oeste. Aquí, hay un tramo de los de “jara y sedal”, que termina en unas rocas recubiertas por gorgonias y donde se acumulan los peces. Es la zona más bonita de la inmersión, que, invita a recorrer los pasillos entre piedras, explorar las gorgonias en busca de cipreas o escrudiñar el azul en busca de alguna sorpresa. Finalizamos la inmersión, impulsados por una benévola corriente hasta que los manómetros llegan a la zona roja. Entonces, se lanza la boya deco y se asciende, terminando los tres minutos de parada de seguridad en flotabilidad neutra. Eso, dice mucho de nuestros cursos.

El Zacatín. La inmersión preferida por Silvia nos permite resguardarnos casi de cualquier viento y fondear sin problemas. Lo primero que vemos es que se tarta de un perfil de inmersión que combina los grandes bloques de piedra con la arena. Eso lo convierte en el punto de inmersión ideal para ver tembladeras. Desgraciadamente para nosotros, el viento, caprichoso, ha cambiado y el mar de fondo se hace notar. La visibilidad disminuye con rapidez y cuando siento que la seguridad empieza a comprometerse decido regresar, sin haber llegado a la parte más curiosa de este punto. Otra vez será.

En total, siete inmersiones que pusieron a prueba tanto a los alumnos como a los aspirantes a divemaster, que, viendo lo visto, Tienen menos futuro que belén Esteban jugando al trivial.

Tras las inmersiones del sábado, y tras dejar todo listo en el centro, volvemos a comer al hotel. El Ancla, es uno de esos establecimientos que cuidan el detalle a la antigua. Siguen prescindiendo de ordenadores en favor de los cuadernos manuscritos. Se come de maravilla, en un salón recién reformado, muy marinero. Las habitaciones, son comodas, al menos, las que han sido mejoradas, porque hay algunas que siguen valiendo para rodar “Cuéntame”. Pese a todo no es de esos garitos tan descuidados que te sientas en pelusas pensando que son pufs, y se respira un ambiente relajadito.

NUDI SOBRE PEPINOTan relajadito que me ha dado tiempo para echarme un pedazo de siesta de esas que te despiertas por el beso en la frente que te da un príncipe. Eso, me deja el cuerpo listo para afrontar una nocturna que resultó ser deliciosa. Primero, por los compañeros, asímetricos y segundo por todo lo que nos regaló Neptuno, en especial, las preciosas “alicias” desplegando sus tentáculos a la noche. Cuando terminamos la inmersión, dudo de si el reloj se ha puesto en modo cronómetro o es que realmente son las 00:00

El domingo, muy pronto, nos preparamos para las inmersiones en un centro de lo más familiar que conozco. Vanesa juega con Daniel, el hijo de Julia, que ha crecido una barbaridad. Mientras me equipo veo a Nacho con unas mallas tan ajustadas que si se agacha se le suben los cacahuetes a la espalda. En plena efervescencia, los alumnos, alteradillos por la inminente posibilidad de conocer la verdad universal del buceo, preguntan cosas. Como siempre, les digo que aquí estoy, a su disposición, para cualquier cosa que quieran que haga sentado, bebiendo una birra y sin prestar demasiada atención a lo que están diciendo.

A la que conviene no sulfurar demasiado es a Sonia.

Prepara, encuentra, coloca, recoloca, corrige, azuza, guía… en una actitud de arrebato continuo en la que, desde mi poltrona, veo que empiezan a volar hostias y a muchos se les está poniendo cara de aeropuerto.

alicia miriabilisEntre inmersiones, los de Dardanus han puesto un tenderete (como de mercadillo) donde está Uda al tanto de los plomos y del avituallamiento. Hay dos neveras, una, con refrescos y la otra con galletas de chocolate, para engañar a la gusilla de media mañana y tirar hasta las dos.

De todas maneras, la hora de regresar a casa siempre llega. Es entonces cuando se recogen los equipos, destacando ese aumento de los instintos homicidas cuando cierras el portón y alguien te dice que se ha olvidado algo en su mochila. En esta época del año, hay que tener cuidado, porque si pones la mano en la palanca de cambios se te quedan las marchas grabadas en la piel, a fuego, como al Nazi de Indiana Jones. Luego, pasamos por Granada (supongo, porque me pilló traspuesto) y comemos algo.

El viaje de vuelta es relajado (conduce Luis, yo busco fallos en el techo del coche) y antes del anochecer estamos descargando en Zona. En el horizonte, el only girls, pero eso, será otra historia, o no, porque tanta inmersión parece que está pasando factura y tengo tan “rojitas las orejas” que voy a tener que ir de urgencias a ver a mi otorrina favorita, pero eso, será otra historia, o no.

Zona de inmersión
Si nos critican por lo que hemos hecho, nos odiarán por lo que haremos. .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts

EXPEDICIÓN “Moalboal 2017”. 03/10/2017

Cebú. ¿Qué puedo contaros de Cebú? Vais a flipar en colores. Cebú (Sugbo en cebuano, abstenerse de

LA AZOHIA. EXPEDICIÓN “Streaking”. 27/10/2017

El Síndrome de Stendhal se caracteriza por la ansiedad física, las experiencias disociativas, la

CARTAGENA. EXPEDICIÓN “Pla kg”. 06/10/2017

El síndrome del acento extranjero es un trastorno inusual que afecta a la zona

ALTEA. EXPEDICIÓN “Asocial”. 27/09/2017

Si nadie habla mal de ti, es que estás haciendo las cosas mal. Raymon Field love. Spanish

EXPEDICIÓN “Mar Rojo”. 19/08/2017

  ¿Egipto?, ya os he hablado de Egipto. ¿Mar Rojo?, ya os he hablado del

EXPEDICIÓN “Pozo Azul”. 14/05/2017

Hoy es un día especial. A las tres de la madrugada, seguirán siendo las

COLUMBRETES. EXPEDICIÓN “Ave Fénix”. 12/05/2017

Era una de las escapadas más deseadas de los últimos años. Por fin, recuperábamos

EXPEDICIÓN “Sulawesi”. 26/04/2017

El archipiélago indonesio, tal como existe hoy en día, se formó durante el derretimiento

ALHAMA DE ARAGÓN. EXPEDICIÓN “Fisichella” .01/04/2017

“No podréis hacerlo“, dijo el temor. “No lo conseguiréis”, dijo la cobardía. “¡A tomar

LA AZOHÍA EXPEDICIÓN “Despacito” .07/04/2017

Son las dos de la madrugada. Estoy en el salón, peleándome con internet, acordándome

EXPEDICIÓN “Maldivas 2016” .03/12/2016

…La cabra, la cabra, la puta de la cabra… Bien pudieron quedar a la izquierda,

LA HERRADURA EXPEDICIÓN “No es mi problema” .18/11/2016

El motivo principal por el que hago lo que hago es una mezcla de

COLUMBRETES. EXPEDICIÓN “Niebla” .30/10/2016

Esta crónica no comienza con la Scubamovil abandonando la nación Carabanchelera. Tampoco se pone

ALTEA. EXPEDICIÓN “Heidi” .28/10/2016

Entre decepción y decepción, llevo una semana mirando las previsiones del tiempo y frotándome

VILLARICOS. EXPEDICIÓN “Triple A” .14/10/2016

Octubre. Sí, octubre, mediados de octubre para ser exactos. Un mes en el que

EXPEDICIÓN “Mar Rojo 2016” .20/08/2016

¿El Mar Rojo?, ¿Egipto?… ¿Qué puedo contaros yo sobre el Mar Rojo y Egipto? Veamos,

SAN JUAN DE LOS TERREROS. EXPEDICIÓN “Marejadilla” .15/07/2016

Se nota que estamos en plena canícula del verano. Apenas corre viento y hace

COLUMBRETES. EXPEDICIÓN “Only girls 2016” . 01/07/2016

Voy a ser muy concreto, si me se permite la inseminación. Escribo esta crónica

Expedición RIVIERA MAYA 2016

¿Riviera Maya?, ¿en junio?… …En esta oportunidad, el viaje tenía un objetivo muy concreto, que

ALTEA: expedición “Bonononos”. 10/06/2016

Mi vida es una sucesión de “al principio, pareció una buena idea” Y, es que

LA AZOHÍA: expedición “Humareda”. 20/05/2016

¿La Azohía?, ¿Qué puedo contaros sobre la Azohía? En 1572, mientras que la inquisición encarcelaba

COLUMBRETES: expedición “Huesitos”. 13/05/2016

¿Columbretes?, ¿Qué puedo contaros sobre Columbretes? A ver, hace más o menos un millón de

CARBONERAS: expedición “Salmorejo”. 29/04/2016

¿Carboneras?, que puedo decir de Carboneras…. Antes de que llegaran los de la farándula y

ALTEA: expedición “Tupper”.15/04/2016

Y pensar que alguno de esos que está siempre cuando las escapadas se complican

COLUMBRETES: expedición “Tiritona”. 18/03/16

  El dedo anular de Sonia en extensión deja bien claro lo que opina sobre

ALHAMA DE ARAGÓN: expedición “Borrajas”. 11/03/16

Ya está. El portón de la Scubamovil se ha cerrado. El primer “Tetris” del

Expedición FILIPINAS 2015

Filipinas… ¿qué os puedo contar de Filipinas? Es otro de esos países imaginarios como México,

CARBONERAS: Expedición “Obvia”. 06/11/15

La pizarra del aula está echando humo. Ya he gastado tres rotuladores de los

IBIZA Y COLUMBRETES: Expedición “Somnolencia”. 26/07/15

Antes de llegar al desvío de Águilas he pasado junto a la Scubamovil. He

S. JUAN DE LOS TERREROS: Expedición “Only girls” . 24/07/15

  Llevamos más de un año fantaseando con el hecho de ver, por vez primera,

Expedición RIVIERA MAYA 2015

 1ª Parte: México México… Que os puedo decir de México… Bueno, pues México es un país

CALAHONDA: Expedición “Vinito”. 24/04/15

Aún no habíamos terminado de digerir aquellos churros licuados de Carboneras cuando, un par

CARBONERAS: Expedición “Churros licuados”. 30/03/15

Repasamos una y otra vez la lista. Todo correcto. Encajamos el gigantesco “Tetris” que

ALHAMA DE ARAGÓN: Expedición “Gordi”. 13/03/15

Miro al ordenador, mi Oceanic OCi de “machote”, es la hora. Miro la plazoleta,

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies